La Tomatina o la necesidad de lanzar tomates
El éxito de La Tomatina de Buñol, una de las fiestas españolas con mayor proyección internacional, se basa en la universalidad de su planteamiento

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
    La Tomatinade Buñol es una de las fiestas españolas con mayor proyección internacional. En 2015, para conmemorar su setenta aniversario, Google le dedicó una ilustración en su página principal, uno de sus famosos ‘doodles’. ¿En qué se sustenta el éxito internacional de una fiesta que consiste en lanzar tomates a mansalva? Sencillez y universalidad. La celebración recrea una batalla en clave de humor. Todas las culturas han guerreado, todas comprenden el significado de rememorar una batalla. Durante la hora que dura el lanzamiento cualquier preocupación desaparece, solo vale mancharse de tomate, desahogarse y jugar.

 

    El festejo se celebra el último miércoles del mes de agosto. Comienza sobre las 11.00 horas anunciado por una carcasa de fuegos artificiales, justo cuando finaliza una cucaña que consiste en alcanzar un jamón situado en lo alto de un palo enjabonado para impedir la gesta rápida y dar rienda suelta a la carcajada. Lo dicho: sencillez y universalidad. El lanzamiento de tomates concluye una hora después del inicio. La Tomatina tiene lugar entre las calles San Luis y la Avenida Diputación de Buñol. El itinerario de la batalla lo recorren varios camiones cargados con toneladas de tomates que los voluntarios reparten.

    Nadie podría haberse imaginado nunca el enorme éxito que ha cosechado este festejo si nos remontamos a su origen. Corría el verano de 1945. Un grupo de jóvenes disfruta del desfile de gigantes y cabezudos que formaba parte de los actos de la fiesta que se celebraba en honor a San Luis Beltrán. Los jóvenes deciden hacerse un hueco dentro de la comitiva a las bravas, lo que desembocó en que uno de los participantes cayera al suelo. El participante, enojado, arremete contra todo lo que encontraba a su paso. El hecho acabó en una pelea multitudinaria con el tomate como protagonista. Las fuerzas del orden disolvieron la batalla.

    Desde entonces, año a año crece el entusiasmo por La Tomatina y el número de participantes. En 2015, el año de su setenta aniversario, participaron más de 22.000 personas de 96 nacionalidades diferentes. Nada mal para un pueblo que no llega a los 10.000 habitantes. El éxito cosechado por la batalla de fruta más popular del mundo ha llevado a que La Tomatina de Buñol fuera declarada en 2002 Fiesta de Interés Turístico Internacional.

 




Hostelería en Valencia - Periódico Gastronómico digital
Copyright © 2016
Teléfono: (+34) 960 500 185 - VALENCIA España
Mail de contacto: info@hosteleriaenvalencia.com   -  Condiciones de Servicio  -  Protección de Datos